Desigual no es lo mismo. El lema de la marca desde 1984 es la mejor descripción del espíritu de sus colecciones. Ropa y accesorios divertidos, irreverentes, frescos y llenos de color que transmiten optimismo y pasión por la vida. El diseño y decoración de la tiendas supone toda una experiencia emocional e involucra al cliente en una compra atípica en la que las novedades son constantes.